Señales desde el Mercado Laboral

Escrito en conjunto con Marcela Perticará.

El salto que mostró la tasa de desempleo del Gran Santiago en el primer trimestre del año, que alcanzó 9,4%, sorprendió a todos y sin duda son malas noticias. Esta cifra no sólo es importante en el contexto actual sino que también desde una perspectiva histórica. En efecto, la tasa de desempleo en el Gran Santiago sobrepasó los dos dígitos sólo en los años 80, como consecuencia de la crisis asiática en 1998 y de la crisis financiera subprime de 2008. La pregunta que surge ahora es porqué el desempleo está reaccionado recién, cuando en términos de actividad la economía chilena mostrando resultados bastante flojos desde incluso los últimos meses de 2013. Incluso se habló de desacoplamiento del mercado laboral considerando que la tasa de desempleo a nivel nacional se ha mantenido acotada a niveles cercanos a 6%. Efectivamente las cifras nacionales (e incluso las del gran Santiago) han mostrado cierta resiliencia del mercado laboral a lo largo de los últimos dos años, y lo que se ha notado más bien es un ajuste hacia la precarización del empleo más que incrementos del desempleo. Ahora bien, aparentemente la resiliencia observada no necesariamente está ligada a un desacoplamiento del mercado laboral respecto del ritmo de la economía ya que si bien está en franca desaceleración, no está en recesión. Así, la información de los próximos meses en materia de actividad será crucial para saber la respuesta del desempleo.

Para efectos de análisis es importante destacar que la tasa de desempleo del Gran Santiago, en las grandes subidas, tiende a anticiparse en aproximadamente dos trimestres a la nacional, operando como un indicador líder de la tasa de desempleo a nivel nacional en épocas de baja actividad. Pasó en 1998 y luego en 2008. Más aún, un test estadístico de causalidad entre ambas indica que el desempleo del Gran Santiago  tiene información relevante para predecir el desempleo nacional. A la inversa la relación es más bien débil. Estos argumentos nos llevan a pensar en que en los próximos meses debiéramos empezar a ver ajuste al alza en la tasa nacional.  Ello significa que el dato del Gran Santiago puede seguir pronosticando malas noticias en términos de actividad . Lo anterior se confirma con la publicación de las cifras de empleo para el primer trimestre del año, donde el desempleo nacional subió a 6,3%, un nivel similar a la que nuestro modelo de predicción basado en la cifra del Gran Santiago arrojaba: 6.4%.

Hemos confirmadoque independientemente del indicador global de desempleo, el mercado laboral viene mostrando en los últimos 24 meses indicios de deterioro, con amplios movimientos entre grupos ocupacionales, y un deterioro en el nivel de empleo asalariado. En 12 meses el empleo asalariado crece un magro 0.1%, en tanto que el trabajo cuenta propia lo hizo en 7%. La categoría de empleadores, que en cierta forma refleja a los grupos vulnerables microempresarios, cae 7.2%. Las cifras por género muestran que la situación de las mujeres en el mercado laboral ha venido empeorando con una caída de 0.4% en 12 meses del empleo asalariado femenino.

Aún sin tener las cifras desagregadas para este último mes, ya en el trimestre anterior se veía el empleo asalariado para los grupos menos educados (con educación media o menos) prácticamente estancado (e incluso decreciendo ligeramente) desde mediados del año pasado. El panorama luce más desolador si vemos los cambios en 24 meses. En los últimos 24 meses, el empleo asalariado y por cuenta propia de los trabajadores de más baja calificación (sin educación media), decreció 1% y 2% respectivamente: estos trabajadores sencillamente están buscando empleo o se han pasado a la inactividad.

Resumiendo, no es razonable esperar en el corto plazo una recuperación del nivel y calidad del empleo. Ciertamente expansión de los trabajos independientes o por cuenta propia han hecho de buffer en los últimos meses. De hecho, y siguiendo a la tasa de Desempleo del Gran Santiago, la tasa de desempleo a nivel nacional podría empinarse sobre 7% hacia el segundo trimestre del año.[1]

[1] La predicción puntual es 7,1% con un intervalo de confianza al 95% de 5,8% y 8,4%

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s